222014186_1809662882562772_1207638715730027627_n

Ventajas de estudiar secundaria en un internado

Los internados son colegios o instituciones que permiten a los alumnos vivir en el mismo lugar en el que estudian. Y aunque en ocasiones tienen mala fama, lo cierto es que tienen ventajas para los estudiantes, especialmente cuando se disfruta de esta experiencia en la secundaria.

¿Quieres saber por qué? A continuación, te explicamos algunas de las principales ventajas de estudiar secundaria en un internado.

Aprenderás a ser más responsable e independiente

Los estudiantes de internado tienden a madurar más rápido que aquellos que viven en casa con sus padres. Por lo general, los internados tienen unas normas muy estrictas que tendrás que acatar. Tendrás que aprender a ser autosuficiente, organizado y responsable, lo cual te permitirá mejorar tu independencia, disciplina y constancia.

Adquirirás nuevas habilidades sociales

El contacto directo con los estudiantes es una experiencia vital que, además de ser inolvidable, te ayudará a adquirir nuevas habilidades sociales. El resto de compañeros están en las mismas circunstancias que tú, por lo que trabajarás la empatía, la comprensión y otras destrezas que te posicionarán en un buen lugar para el resto de tu vida.

Acceso a los mejores recursos académicos

En los internados vivirás en un centro con todos los recursos académicos que necesitas a tu alcance. Estos suelen estar bien equipados, con bibliotecas propias, con una amplia gama de libros y material impreso, salas de informática con la última tecnología y acceso a internet de alta velocidad.

Enseñanza mucho más personalizada

Los internados suelen ofrecer una enseñanza para grupos más pequeños a los habituales. Las clases normalmente son de 10 a 15 estudiantes, frente a los 30 y 40 de los cursos tradicionales. Además, si compartes residencia con los propios profesores, podrás acceder a ellos de una forma mucho más sencilla.

La formación suele ser excelente

La calidad de los programas formativos en los internados suele ser excelente. De hecho, trasciende el ámbito puramente académico, con planes que van desde el estado psicológico de los menores o el desempeño hacia un futuro laboral. Además, estos internados suelen dar mucha importancia a los idiomas, gracias a unos métodos más inmersivos y a otras acciones adicionales como las convivencias con estudiantes de otras procedencias geográficas.

Un ambiente mucho más familiar

La convivencia fomenta un ambiente familiar idóneo para aprender y respetar a los demás. Las vivencias son comunes a todos los compañeros, y esto hace que se generen sentimientos de amistad. De hecho, de una experiencia como estudiar secundaria en un internado se hacen muchos amigos, algunos de los cuales durarán para toda la vida. 

comparte este artículo