Hablemos-del-TDAH

TDAH: ¿qué es y cómo reconocerlo?

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (más conocido por sus siglas TDAH) es un trastorno del neurodesarrollo que se caracteriza por dificultades para prestar atención, impulsividad e hiperactividad. Aunque el TDAH puede presentarse en cualquier edad, suele ser diagnosticado en la infancia o en la adolescencia.

Pero, ¿sabes qué es exactamente el TDAH y cómo reconocerlo? A continuación, te explicamos todos los detalles.

Cómo reconocer un TDAH

Aunque el reconocimiento de un TDAH debe realizarse por un profesional cualificado, los síntomas más comunes de este transtorno pueden incluir:

  • Dificultad para prestar atención y concentrarse.
  • Hiperactividad y dificultad para permanecer sentado o quieto.
  • Impulsividad y dificultad para esperar turno o anticipar consecuencias.
  • Dificultad para organizar tareas y tener problemas de memoria a corto plazo.
  • Dificultad para escuchar y seguir instrucciones.
  • Falta de atención a los detalles.
  • Problemas para iniciar o terminar tareas.
  • Dificultad para controlar el comportamiento o la actividad.

Es importante tener en cuenta que estos síntomas pueden ser comunes en niños y adolescentes en edad escolar, de manera que no siempre son síntomas indicativos de TDAH. 

Para realizar un diagnóstico de TDAH, es necesario que estos síntomas sean persistentes y que afecten de forma significativa al funcionamiento diario del niño en diferentes contextos, como en la escuela, en casa y en las relaciones sociales.

Cómo se diagnostica un TDAH

Para realizar un diagnóstico de TDAH, es necesario realizar una evaluación exhaustiva por parte de un profesional de la salud mental, como un psicólogo o un psiquiatra.

La evaluación suele incluir una entrevista con el individuo y con sus padres o cuidadores, así como la observación del comportamiento y la realización de pruebas psicológicas y de evaluación del funcionamiento cognitivo.

Mi hijo ha sido diagnosticado como TDAH. Y ahora, ¿qué hago?

Una vez que el profesional haya diagnosticado TDAH, puede comenzar el tratamiento personalizado, que suele incluir medicación, terapia cognitivo-conductual y apoyo educativo y social. 

  • Los medicamentos recetados para el TDAH suelen ser estimulantes, como el metilfenidato o la dexanfetamina, que afectan a los niveles de ciertas sustancias químicas en el cerebro que intervienen en la atención y la actividad. Los medicamentos para el TDAH pueden ayudar a mejorar la atención, la concentración y la impulsividad, y pueden ser efectivos para reducir los síntomas del TDAH en muchas personas.
  • La terapia cognitivo-conductual se centra en enseñar a las personas estrategias para mejorar la atención, la concentración y la organización, y para gestionar el comportamiento y las emociones. Suele ser muy útil para aprender a afrontar los desafíos del día a día y para mejorar la calidad de vida.
  • El apoyo educativo y social también suele incluir el trabajo con un tutor o un terapeuta ocupacional para mejorar las habilidades académicas y para adaptar el entorno educativo a las necesidades del individuo con TDAH. También suele ser útil participar en grupos de apoyo y recibir apoyo de amigos y familiares para afrontar los desafíos del TDAH.

Como puedes ver, el TDAH es un trastorno que, con ayuda profesional, se puede combatir.

En Colegio San José de Campillos tenemos una amplia experiencia trabajando con alumnos y alumnas diagnosticados con TDAH. Si crees que podemos echarte una mano, solo tienes que rellenar el formulario de contacto y nos pondremos en contacto contigo.

comparte este artículo