REDES-ADOLESCENTES-def-rotated

Educación secundaria, Internet y redes sociales 

¿De qué forma se relacionan la educación secundaria, internet y las redes sociales? Aparentemente, diríamos que de muy poquitas (y las pocas que son, son positivas –por ejemplo, estudiar mejor). Pero… ¡Las relaciones son intrincadísimas! Hoy, hablamos de ello.

La relación entre educación secundaria, internet y redes sociales

Lo primero que hay que entender es que, en la adolescencia, el hijo buscará la independencia y un cierto grado de autonomía. Y es que los jóvenes sienten legitimidad para vivir sus propias vidas mucho antes de lo que la ley les reconoce.

Para lograr esto, el joven busca diferenciarse, buscando su identidad y su unicidad. Por supuesto, esto lo hará a base de llevar a la contraria a sus padres, porque construirá su identidad por oposición.

Evidentemente, esto es algo que irá remitiendo con el paso del tiempo y según vaya conformando una identidad clara y ganando confianza en sí mismo. Pero, durante la adolescencia, tenemos que tener claro que nos enfrentaremos a esto.

En esta búsqueda de la identidad, los jóvenes necesitan demostrar que ya no son lo que eran antes y que ya no piensan, sienten o actúan como lo hacían antes. Con ello, buscan reforzar la idea de que son únicos y diferentes. Que ya han conformado su propia identidad.

Lo anterior no tiene por qué ser necesariamente malo, pero, a menudo, suele conducir a una actitud desafiante. Y, por supuesto, todos estos aspectos guardan una relación muy fuerte con las redes sociales e internet en general.

A la hora de formar la identidad propia, es muy normal que los adolescentes recurran a identidades grupales, y, hoy en día, esto es muy sencillo a través de las redes sociales. Con estas identidades grupales buscan distanciarse de la identidad familiar.

También es destacable el hecho de que, en las redes sociales y en internet, es mucho más fácil fingir ser quien no eres. Por lo tanto, es mucho más fácil representar esa nueva identidad que el joven va modelando en su proceso de descubrimiento.

Todo esto hace que la adolescencia sea un momento crítico de las personas en su relación con las redes sociales, y hay que tener mucho cuidado, porque pueden darse dinámicas perjudiciales tanto para sí mismos como para terceros.

Conviene no olvidar que las redes sociales e internet facilitan un entorno de anonimato y de despersonalización, lo que puede conducir a la radicalización de las ideas hasta límites peligrosos y al cyberbulling, puesto que esa despersonalización facilita que haya una menor empatía.

Todo ello puede hacer que el uso de estas herramientas sea peligroso y merezcan ser controladas por los padres. Por supuesto, internet sigue siendo una herramienta maravillosa y necesaria para los jóvenes. Pero hay que abordar estas cuestiones con cuidado.

Como puedes ver, las relaciones entre la educación secundaria, internet y las redes sociales son muy importantes, y conviene tenerlas presentes para que todos los pasos que demos al ayudar a los jóvenes vayan en la buena dirección… ¡Algo no siempre fácil de conseguir!

comparte este artículo