dislexia-ficha_38213aee_1280x720

Dislexia en secundaria: aprende a detectarla

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que afecta a zonas del cerebro que procesan el lenguaje: quien lo padece tiene dificultades para leer, escribir o identificar sonidos del habla.

No conlleva una incapacidad física, y puede aparecer en personas de todo tipo de capacidades, pero los problemas que genera pueden suponer un gran obstáculo en el aprendizaje. De hecho, la dislexia es un factor importante de abandono escolar.

Cómo identificar la dislexia en niños de secundaria (12-16 años)

Las manifestaciones de dislexia en esta etapa incluyen: 

  • Lee muy lentamente y evita leer en voz alta.
  • No encuentra la palabra correcta: balbucea o utiliza muletillas, o dice una que se parece, como por ejemplo «distinguido» en vez de «extinguido».
  • Problemas al escribir: le cuesta expresar ideas de manera organizada y comete muchos errores en gramática y ortografía.
  • Problemas de concentración cuando lee o escribe.
  • Las malas conductas aumentan: autoestima baja y problemas para socializarse.
  • Se adapta mal a ambientes nuevos: fallan sus estrategias de compensación.
  • Mala orientación.
  • Enorme reto para aprender lenguas extranjeras.

Cómo identificar la dislexia en adolescentes

Según el blog, los signos de dislexia en esta etapa incluyen:

  • No entiende los chistes: chistes, juegos de palabras y refranes son más difíciles de comprender para ellos.
  • Le cuesta expresar ideas:no encuentra las palabras adecuadas o le cuesta expresar lo que sabe.
  • Le falta el sentido de la dirección: confunde izquierda con derecha, tiene dificultad en leer mapas o gráficos y presenta dificultades para conducir.
  • Le cuesta aprender otro idioma

Para diagnosticar la dislexia es necesario que un especialista realice una evaluación previa de todos los procesos implicados en lectoescritura, «cuyos resultados deben cumplir los criterios establecidos por el DSM-IV, de exclusión, discrepancia y especificidad», explican desde Ladislexia.net.

Esto además implica que el diagnóstico no se pueda dar antes de los 7 u 8 años, para poder diferenciar si se trata de dislexia o de un retraso en el aprendizaje. Identificar estas señales de forma precoz puede, no obstante, ayudar a paliar los efectos una vez se confirme el trastorno. 

Fuente | Business Insider

comparte este artículo