pencils-4857736_1280

Descubre los cursos de recuperación de verano, todo son ventajas

Este curso ha sido, sin lugar a dudas, el curso escolar más raro para cualquier alumno. Se han cerrado los colegios, se han pospuesto entregas, se han aplazado exámenes, etc. En resumen, la cuarentena ha supuesto un cambio radical en el desarrollo y la metodología del tercer trimestre. Por no hablar de que se ha perdido el contacto cara a cara con los profesores, algo que afecta a la enseñanza del alumno a nivel personal y académico.

Por suerte, hay una manera efectiva de solucionar los problemas causados por el cierre de los colegios: los cursos de verano. Siempre es buena opción reforzar conocimientos para llegar frescos y preparados a septiembre, pero, ahora más que nunca, es una oportunidad única. ¿Te interesa? ¡Sigue leyendo!

5 BENEFICIOS DE LOS CURSOS DE VERANO

1º. El inicio del curso es más llevadero.

Es cierto que un tiempo de vacaciones no viene nada mal. De hecho, es necesario, siempre viene bien desconectar y descansar. Sin embargo, si los alumnos están mucho tiempo sin ejercitar la mente, es posible que la vuelta a la rutina se les haga más pesada y les cueste más seguir las clases. Por eso, unos días o unas semanas de curso de verano puede ser muy útil para que el inicio del curso sea mucho más llevadero, ¡piénsalo!

2º. Los alumnos están más preparados.

¡Y eso no es todo! Si se aparca el aprendizaje por completo durante 3 meses, no solo no se pierde el hábito de estudio, sino que, además, se pierden parte de los conocimientos adquiridos, lo que puede retrasar el progreso del estudiante. Apunta a tus hijos al curso de verano y en septiembre estarán mucho más preparados. ¡No te lo pienses más!

3º. Se valora más el tiempo libre.

Por supuesto, el estudio es compatible con el ocio y el tiempo libre. Por eso, en nuestros cursos de verano se da la posibilidad de pasar el fin de semana en casa. Esto hace que los alumnos valoren más el tiempo con sus familiares y amigos y aprovechen más sus días de vacaciones. ¡Hay tiempo para todo!

4º. Los estudiantes se adaptarán más rápido.

Aunque el centro y sus instalaciones sean de una calidad inmejorable, siempre cuesta adaptarse a vivir en un entorno nuevo. Sin embargo, si los alumnos asisten al curso de verano y están en contacto con el colegio, las habitaciones y zonas comunes, los profesores, etc., cuando empiece el curso escolar les será mucho más fácil acostumbrarse a su nuevo hogar. Suena bien, ¿verdad?

5º. Apuesta por el aprendizaje efectivo.

Son muchos los alumnos que, sobre todo en la víspera del inicio del curso, para no perder los conocimientos del curso anterior, hacen cuadernos de repaso, repiten ejercicios y revisan los apuntes. No obstante, al no contar con alguien a quien preguntar dudas y al estudiar por libre, sin objetivos ni presiones, esto no siempre es efectivo.

Por eso, te recomendamos apostar por los cursos de verano: ¡tus hijos estarán en las mejores manos y el tiempo dedicado al estudio será productivo! Tres meses de vacaciones, completamente alejados de los libros, pueden tener consecuencias en el aprendizaje de los alumnos. Sobre todo este año, que se ha perdido parte del curso escolar. Pero la solución es muy sencilla: cursos de verano. ¿A qué esperas

comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email