cole

Descubre las ventajas de estudiar en un internado

A medida que vamos creciendo, llega uno de los dilemas más importantes: elegir instituto. ¡Y con razón!, ya que la educación es diferente en cada centro, y no solo influye en la formación académica, sino también en la forma de ser de cada uno. Aunque la opción más habitual es el instituto público (que, no te lo vamos a negar, tiene sus ventajas), la educación de los internados se considera de una calidad inmejorable.

¿Quieres saber por qué? ¡Te lo contamos!

1º. Hay mejor ambiente en la clase.

En todo centro público, los alumnos pasan horas y horas juntos en clase, pero, en ocasiones, no se relacionan entre ellos fuera del colegio. Eso lleva a que el ambiente en clase no sea del todo agradable. Sin embargo, en los internados los alumnos viven todo tipo de experiencias y pasan prácticamente todo el tiempo juntos. Así, la relación entre los compañeros es mucho mejor, y las clases son mucho más amenas y productivas.

2º. Es más fácil concentrarse.

Cuando suena el timbre en los centros públicos, y los alumnos se van, todo vuelve a la «normalidad»: jaleo en casa, actividades, todo el día de un lado a otro… Esto, aunque no lo parezca, hace que estemos más distraídos y nos cueste más concentrarnos. Pero esto no ocurre en un internado, pues al estar rodeado de estudiantes, en un ambiente de concentración y tranquilidad, se rinde mucho más.

3º. Se pierde menos tiempo.

Instituto, actividades extraescolares, deberes, exámenes, salir con los amigos, etc. Seguro que todos hemos sentido alguna vez que nos faltan horas en el día para hacer todo. Pero ¿te has parado a pensar en la cantidad de tiempo que perdemos yendo de un lado a otro? En un internado, los alumnos cuentan con todas las instalaciones necesarias en un mismo recinto, por lo que no tienen que desplazarse, es decir… ¡más tiempo libre!

4º. Educación moderna.

Si de algo tienen fama los internados es, sin duda, de ofrecer formación de calidad. Estos centros cuentan con profesores cualificados, gran variedad de instalaciones, métodos de enseñanza modernos y los recursos más avanzados para que el aprendizaje y el crecimiento personal de los alumnos sea inmejorable. ¡Infórmate y compruébalo tú mismo!

5º. Ayuda a ser independiente.

Y, por supuesto, no nos podemos olvidar de la madurez que aporta. Cuando los alumnos se instalan en un internado, el colegio pasa a ser su casa. Así, al no tener las mismas facilidades que cuando se vive con los padres, se madura y se aprende a ser independiente mucho más rápido, que, al fin y al cabo, es una de las enseñanzas más valiosas, ¿no?

6º. Te prepara para el futuro.

Siendo ya adolescentes, la opción de independizarse y vivir solo o con compañeros de piso está cada vez más cerca. Sin embargo, el principio es duro, ya que estamos acostumbrados a vivir en nuestra zona de confort, con nuestra familia, y a tener menos responsabilidades. Por suerte, estudiar en un internado nos prepara para esta etapa de la vida, ya que pasar tanto tiempo con las mismas personas (desde horas en clase o excursiones hasta comer o hacer deporte) nos enseña a convivir y respetar a los demás.

Clases más productivas, mejor relación con los compañeros, madurez, aprender a convivir… ¿A qué esperas? ¡Infórmate!

comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email