istock-474593521

Consejos para fortalecer vínculos afectivos entre padres e hijos

Los hijos, a ciertas edades, pueden llegar a ser bastante distantes. Es normal, y no debe preocuparnos en exceso. Pero sí debemos tratar de mitigar esa reacción natural. Hoy, te damos algunos consejos para fortalecer vínculos afectivos entre padres e hijos.

Los mejores consejos para mejorar la relación con un hijo

A continuación, mencionamos los mejores consejos para tener una mejor relación paternofilial

  1. Comunicación: Lo primero que necesitas si quieres fortalecer tus vínculos afectivos con tu hijo es comunicación. Pero no comunicación impostada después de años sin hablar de nada serio. La comunicación debe ser algo natural. No hay nada peor que decirle a un hijo que se siente contigo para hablar de un tema, especialmente si nunca antes habéis hablado de nada. La comunicación debe fluir y debéis sentiros a gusto hablando de cualquier cosa.
  2. Comprensión: Comprender el punto de vista del otro es siempre importante, pero lo es muchísimo más cuando hablamos de un hijo (y más aún cuando la diferencia de edad es importante). Hay que ser capaz de ponerse en la piel del otro y comprender sus miedos, anhelos, etc. Sólo desde ahí se puede tener una conversación productiva que mejore la relación que tenéis. 
  3. Los tiempos cambian: Un punto fundamental es comprender que los tiempos cambian. Habrá cosas que no termines de entender de tu hijo, pero, si le preguntas y te lo explica, probablemente veas que son cosas no tan distintas de aquellas otras que hacías tú a su edad y que tus padres no comprendían. Otras de esas cosas serán, simplemente, nuevas formas de relacionarse o de entender el mundo (y, en esos casos, lo mejor que puedes hacer es un esfuerzo por comprender, porque el mundo no se va a detener por tu incomprensión).
  4. Pero hay cosas que permanecen: Dicho lo anterior, también es importante que hagas saber a tu hijo y le transmitas el hecho de que, pese a que los tiempos cambian, hay cosas que permanecen inalterables. Cuestiones como el valor, el coraje, el esfuerzo, el amor y otras tantas virtudes permanecen intactas, y es importante que tu hijo vea que confías en esos valores. Se pueden encontrar equilibrios entre lo cambiante y lo permanente.
  5. Predicar con el ejemplo: Por supuesto, será fundamental que demuestres integridad. Tendrás que predicar con el ejemplo, porque esa es la única forma de educar y de ganarse el respeto (no sólo de un hijo, sino de cualquiera). Si lo haces, tu hijo te tendrá como un referente y acudirá a ti incluso sin tener que insistirle tú.
  6. Aportar valor: Por último, si quieres que tu hijo disfrute hablando contigo y tener una relación fuerte con él, será fundamental que le aportes valor. Esto no significa comprarle un coche. Significa que tu hijo sienta que ha mejorado después de hablar contigo.

Como puedes ver, con estos consejos para fortalecer vínculos afectivos entre padres e hijos, podrás tener una relación mucho más saludable a nivel emocional con tus hijos. Puede que no lo notes en el mismo momento, pero, a largo plazo, te alegrarás de haber regado esa semilla.

comparte este artículo