los-adolescentes-que-mas-usan-el-movil-no-son-felices

¿Cómo usan los adolescentes el teléfono móvil? 

No son pocas las personas preocupadas por si el uso que hacen los adolescentes del teléfono móvil es bueno o malo para ellos. Pero… ¿Realmente sabemos cómo lo usan? Hoy, hablamos de ello, de cómo usan los adolescentes el teléfono móvil.

¿De qué forma utilizan el móvil los adolescentes?

El uso del móvil de los adolescentes ha cambiado mucho en los últimos años, a medida que los dispositivos móviles han ido ganando más y más funcionalidades. Por tanto, debes tener claro que los jóvenes, hoy, se relacionan con el móvil de forma distinta a como lo hacías tú.

También es conveniente dejar claro el hecho de que los móviles son muy útiles y que, bien utilizados, pueden ser de gran ayuda a cualquier edad. Nadie va a poner esto en duda, pero hay que tener en cuenta que también hay elementos negativos y cuestiones con las que conviene tener cuidado.

El uso que hacen los adolescentes del móvil, a día de hoy, podría decirse que roza la adicción. Es muy poco habitual ver a un joven que cambia de habitación en casa y no se lleva consigo el teléfono móvil. Esto ya nos da una señal importante.

Además, el uso de redes sociales está más extendido que nunca, y algunas de estas redes sociales (como Instagram) son un constante concurso de popularidad, lo cual puede distorsionar la visión que tienen los jóvenes sobre sí mismos y sobre los demás.

La despersonalización que facilitan los teléfonos móviles e internet también es algo a tener en cuenta, puesto que pueden propiciar el bullying y otro tipo de acosos, al verse dificultada la empatía (no es lo mismo insultar o humillar a alguien cara a cara que a través de un avatar).

Por supuesto, también hay que tener cuidado con los delitos relacionados con la sexualidad, puesto que es muy fácil grabar o fotografiar a alguien y compartir esos vídeos sin su consentimiento, por mil y un motivos (generalmente, la venganza).

Los padres tienen que poner especial empeño en educar a los jóvenes en valores y en hacerles entender que la diferencia entre el mundo real y el virtual no es tal, y que ambas cosas suceden en la misma realidad. Por tanto, el daño que hacemos online también sucede offline.

También es recomendable animar a los jóvenes a desintoxicarse del teléfono móvil. Como mencionamos, se trata de una adicción (las redes sociales cuentan con personas dedicadas a hacer sus aplicaciones adictivas), y desengancharse de ella siempre será positivo.

Para ello, la propuesta de alternativas de ocio, de relaciones y de hábitos suele ser más eficaz que los controles excesivos por parte de los padres. No obstante, el control del móvil puede ser un último recurso válido y, a veces, necesario.

Como puedes ver, el uso que hacen los adolescentes del teléfono móvil no es el mejor posible. Sin embargo, tampoco es buena idea quitárselo, porque, para ciertas cosas, es fundamental. Por ello, conviene educar en un buen uso de esta herramienta. 

comparte este artículo